sábado, 14 de octubre de 2017

La Casa de Castilla




En las afueras de Huérmeces, entre el Puente Vega y el Torreón, existe desde hace mucho tiempo una casa a la que todo el pueblo se refiere como “la Casa de Castilla”.

Molino del Rinconcillo (izda.), Torreón de los Padilla, y la Casa de Castilla (dcha.) Años 20 del siglo XX


La denominación pudiera originar equívocos, sobre todo entre la gente joven. No se trataba de la casa del concejo, ni de la mansión solariega de algún notable castellano. El apelativo tiene un origen más entrañable, datado en las últimas décadas del siglo XIX.

Domingo Arribas, vecino de Huérmeces, acuñó el pseudónimo “Castilla” al poco de regresar del servicio militar, allá por 1880. Y todo porque Domingo había cumplido con la patria en el Regimiento de Infantería nº 16, denominado –entonces y aún hoy en día- “Castilla”.

Al regresar a Huérmeces, Domingo relataría -reiterada y apasionadamente- las múltiples peripecias de su paso por el Regimiento; y algún vecino socarrón, más pronto que tarde, le endosaría a Domingo el apelativo de “Castilla”, que le acompañaría ya para el resto de su existencia.

Domingo Arribas “Castilla” acabó por ejercer la profesión de carpintero-carretero en el Huérmeces de entre siglos, desde principios de los años ochenta del XIX hasta finales de los años veinte del XX. Contrajo matrimonio con Catalina Tudanca, y tuvieron dos hijos: Julián e Isabel.

Ironías del destino: Julián, el único hijo varón de Domingo, heredó de su padre el apelativo "Castilla" a pesar de haberse librado de cumplir con el servicio militar.

Julián Arribas "Castilla" y Emilia Varona (Junio 1935)
Julián Arribas Tudanca “Castilla” era, como muchos en el Huérmeces de aquellos años, un modesto labrador, con casi todo su terrazgo cultivado en régimen de arrendamiento; incluso la casa que habitaba pertenecía a uno de los terratenientes de la comarca (Arteche o Arquiaga, quizás).  

Y esa casa al lado del Puente Vega, en la que Julián pasaría gran parte de su vida, durante la primera mitad del siglo XX, quedó fijada en la memoria popular como la “Casa de Castilla”.

Julián era, también, un “hombre de iglesia”; durante mucho tiempo ejerció de sacristán; para las labores propias del cargo, contó con la colaboración de otro vecino del pueblo, Saturnino Ubierna García, con quien siempre mantuvo una estrecha amistad.

La casa de Castilla, como otras tantas situadas en la periferia del pueblo, nunca dispuso de luz eléctrica; por otra parte, y a pesar de su cercanía al Úrbel, nunca se vio seriamente afectada por las periódicas avenidas del río que, a veces, llegaban incluso hasta el “juego de bolos”, a los pies de la iglesia parroquial.

Es posible que la casa se edificara, en su día, con los restos de la torre que –supuestamente- existiría al otro lado del camino, en el paraje denominado Santa Cristina.

Emilia, la esposa de Julián, era conocida en el pueblo por los excelentes quesos de oveja que ella misma fabricaba.

Tres de los cuatro hijos de Julián y Emilia abandonaron el pueblo a lo largo de la década de los treinta del siglo pasado. Únicamente Catalina, la hija mayor, se estableció como labradora en Huérmeces, junto a su esposo, Ildefonso.  

“Castilla” falleció el 19 de enero de 1969, cuatro días después de que lo hiciera su esposa. Por entonces, ya no residían en la vieja casa del Puente Vega, lo hacían en la conocida como “casa de Hipólito” (Hipólito Díez Hidalgo, carpintero-carretero en Huérmeces durante los primeros años del siglo XX).

Tras el fallecimiento de sus padres, la casa fue adquirida por su hija Catalina, aunque nunca llegó a vivir en ella. Posteriormente, la casa paso por diferentes manos, todas ellas residentes en la capital provincial. 

Así de largo -o de breve- resultó el recorrido del apelativo "Castilla" por la familia Arribas: comenzó con Domingo (1880) y finalizó con Julián (1969). Aunque, eso sí, la casa del Puente Vega se quedó para siempre con el nombre de “la Casa de Castilla".



Apuntes familiares:

Julián Arribas Tudanca (Huérmeces, 1887-1969)
Emilia Varona Ornilla (Huérmeces, 1889-1969)

Julián y Emilia tuvieron cuatro hijos:

1. Catalina Arribas Varona (Huérmeces, 1914 - Burgos, 2001); casada con Ildefonso Alonso Díez (Huérmeces, 1915 – Burgos, 1997); sin descendencia.

2. Gerardo Arribas Varona (Huérmeces, 1916 – Madrid, 2004); dos hijos: Gerardo y Ana María.

3. Mariano Arribas Varona (Huérmeces, 1918 – Madrid, 1999); casado con Amparo Ubierna Varona (Huérmeces, 1925 – Madrid, 2005); tres hijos: Amparo, Gerardo y José Carlos.

4. Isabel Arribas Varona (Huérmeces, 1921 - Ávila, 2012): residió en Burgos, Barcelona, Canarias, Madrid y Toledo; sin descendencia. 

Todos los descendientes de Julián Arribas “Castilla” residen en la actualidad en la ciudad de Madrid y alrededores.



AGRADECIMIENTOS:

- A la familia Arribas Ubierna y, en especial, a Gerardo, nieto de "Castilla".
- A Mauro Díaz-Ubierna, vecino de Huérmeces.


NOTA:

El Regimiento de Infantería «Castilla» n.º 16 se creó en 1793 por iniciativa de Pedro de Alcántara, XIII duque del Infantado, reinando en España Carlos IV. Su primera denominación fue la de Regimiento de Voluntarios de Castilla

El Regimiento también posee el sobrenombre de «El Héroe», por el arrojo mostrado contra los franceses durante el segundo sitio de Zaragoza (diciembre de 1808).

Durante la segunda mitad del siglo XIX, el Regimiento “Castilla” tuvo una activa participación en las últimas batallas que supusieron la derrota final de los carlistas, y el fin de estas guerras dinásticas.

Finalizada la carlistada, y hasta el año 1883, el Regimiento “Castilla” n.º 16 estuvo acantonado en Vitoria, desarrollando todo tipo de operaciones de organización, abastecimiento, ejercicios de técnica y táctica militar y diversas misiones en auxilio de la población civil, en casos de desastres naturales. Suponemos, pues, que Domingo Arribas cumplió con el servicio militar en aquel acuartelamiento de Vitoria.

En diciembre de 1883, el Regimiento recibió la orden de establecerse definitivamente en Badajoz, ciudad a la que está ligado desde entonces. En 1966 pasó a denominarse Regimiento de Infantería Mecanizada y, en 2015, fue reconvertido a Regimiento Acorazado.