sábado, 25 de noviembre de 2017

Breve historia de una casa: 1882-2017



Pudiera dar la impresión de que este es un post dirigido principalmente al entorno familiar de quien lo escribe. No es esa su intención, ya que si bien esta es la pequeña historia de una casa en concreto, también pudiera serlo de muchas otras casas levantadas en este pueblo o en cualquiera de los del entorno. Casi todas ellas resultarían sorprendentemente parecidas: cambiarían nombres, quizás también algunos apellidos, puede que fueran necesarios algunos ajustes en las fechas, pero en lo fundamental variarían poco. Describirían, básicamente, el largo proceso -un siglo- durante el cual la casa es testigo del tránsito de una vida campesina a otra ociosa o vacacional.

A lo largo de sus 135 años de historia, esta casa escuchó comentar como pasaban reyes, regentes, presidentes de república, caudillos y, de nuevo, más reyes. (1) Pero sobre todo contempló como trascurría la vida de cuatro familias de labradores, siendo testigo de alumbramientos y defunciones, disgustos y reconciliaciones, tragedias y comedias, ... tiempos de siembra y de cosecha, de pedriscos y asuradas, de rosarios, novenas y villancicos...

La casa se levanta sobre un solar de 150 metros cuadrados de superficie, situado en el barrio Arroyuelo, en la pequeña plazoleta que rodea a la fuente allí situada. Según reza sobre el dintel del ventanuco central del desván, la casa se concluyó en 1882; y según reza la leyenda familiar, parece ser que su construcción fue la causa principal de la ruina de su primer dueño, Narciso Varona Ubierna.



En aquellos años postreros del siglo XIX, aún bajo el predominio absoluto de una economía agraria de mera subsistencia, el embarcarse en la construcción de una casa nueva, en piedra de sillería, suponía para el labrador afrontar un riesgo importante, dependientes como eran sus ingresos de la bonanza climatológica de las próximas campañas y de la consiguiente calidad y cantidad del grano cosechado.

Es cierto que, durante las décadas anteriores, se había producido cierta mejoría de la situación económica en la Castilla rural, originada sobre todo por las sucesivas leyes de desamortización (2), que supusieron importantes cambios en la titularidad de bienes hasta entonces pertenecientes a la iglesia y a los municipios, posibilitando el acceso a la propiedad de tierras e inmuebles a pequeños labradores.

"EDIFICADA 1882"

Durante la segunda mitad del siglo XIX, la población de Huérmeces apenas superaba los 400 habitantes. (3) La baja calidad de las construcciones existentes, junto con esa pequeña mejoría en la situación económica de algunos labradores, posibilitaron que algunas familias pudieran realizar ciertas mejoras en las condiciones de habitabilidad de sus casas, e incluso que se embarcaran en la construcción de una nueva.

Narciso, natural de Huérmeces, era el segundo de los seis hijos de Victoriano y María. Pocos años años antes de la construcción de la casa, Narciso había contraído matrimonio con Eulalia Recio Bañuelos, natural de Moradillo del Castillo.

Tras el nacimiento de los dos primeros hijos de la pareja, Bernardo (1878) y Felisa (1881), pensaron que era el momento de arriesgarse en la construcción de una nueva vivienda. Por lo tanto, cabe suponer que Isabel, la tercera y última de sus hijos, fue el primer nacimiento que se produjo en la nueva casa. Corría el año 1892. También es de suponer que los padres de Narciso vivieran en la misma los últimos años de su existencia, pero no hemos encontrado evidencia alguna al respecto.

La casa, de poco más de 13 metros de fachada orientada al Este, consta de dos plantas y desván. Fue ejecutada en buena sillería de piedra caliza, con puerta central adintelada, e inicialmente contaba con dos ventanas en la planta baja, tres en la primera, y tres ventanucos en el desván.

En su pared lateral, orientada al norte, de 10 metros y medio de fondo, se presentan cuatro pequeñas ventanas, así como una puerta, también adintelada, que daba acceso directo a las cuadras.

La distribución interior de la casa era la habitual para una vivienda de agricultores de aquella época. En la planta baja, zaguán o portal, trojero, cuadras y corte. En la primera planta, dormitorios, cocina y pajar. En el desván, palomar, trojero y trastero.

Años más tarde, la casa se amplió al levantarse una construcción anexa, de unos 80 metros cuadrados de superficie, que cumpliría con las funciones de cuadra, pajar, patio interior y almacén de aperos.

En 1894, doce años después de la construcción de la casa y de la ruina de su dueño, Narciso figura como propietario de uno de los varios molinos con que contaba Huérmeces, por lo que cabría suponer que su situación de penuria económica hubiera llegado a su fin.

En 1904, sin embargo, Narciso aparece como vendedor de una finca propiedad de su esposa; la parcela, sita en el paraje denominado Prado, tenía una capacidad de 22 celemines, y se vendió por un importe de 500 pesetas. Un labrador que vende una finca, y más si está situada en un buen paraje, podría ser síntoma de que su economía no andaba muy boyante. Quien sabe.

Por otra parte, Narciso debió de ejercer como juez de paz o figura similar durante el último tercio del siglo XIX, ya que en la casa aparecieron ejemplares de las quince declaraciones de nacimiento consignadas en el pueblo durante el año 1879.  Quince bautizos en un año 

Narciso falleció en 1921, por lo que cabe suponer que la suya sería la primera de las ocasiones en las que la casa cumpliría con su papel de última morada, en un tiempo en el que la gente nacía, vivía y moría en casa, a falta de hospitales y sistema de seguridad social alguno.

Suponemos que la electricidad llegó a Huérmeces hacia el año 1910. El pueblo se encontraba dentro del recorrido de la línea que se tendió desde la central eléctrica "El Porvenir de Burgos", situada en Quintanilla-Escalada, hasta la capital provincial. Únicamente algunas casas se engancharon a la línea, y solo para disponer de una ténue bombilla en una de las estancias de la misma. En todo caso, supongamos que la casa dispuso de corriente eléctrica a lo largo de la segunda década del siglo XX. Sin duda que este acontecimiento supuso un cambio importante para las costumbres de sus moradores, y la casa lo percibiría. Sobremesas nocturnas más largas, quizás. 

De todas formas, y durante muchos años aún, las cuadras y el resto de las estancias secundarias de la casa contarían únicamente con la iluminación de candiles y carburos. Y las noches continuarían siendo largas, y oscuras. Quizás más pródigas en conversaciones, más ávidas de cuentos y chascarrillos. 

Postigo de la antigua puerta de madera, sustituída por una de chapa en 1965
Tras el fallecimiento de Narciso, la casa pasó a manos de Bernardo, el mayor de sus hijos. Bernardo había contraído matrimonio en 1902 con Constantina García Villalvilla. Constantina falleció joven, en 1928, a los 47 años de edad.

En esta casa nacieron únicamente los dos últimos de los diez hijos de la pareja: José (1921) y Petra (1923). Los ocho anteriores lo hicieron en la denominada "casa de arriba", situada muy cerca, en la misma calle Real.

Bernardo, ya viudo, fue alcalde del pueblo durante la primera mitad de los convulsos años treinta del siglo XX. En estos años, al igual que sucedió en muchas otras casas del pueblo, se construyó la gloria, pequeña estancia en la que a partir de entonces las familias campesinas pasarían gran parte de su tiempo casero, sobre todo en invierno.

Cuando se inició la guerra civil, cuatro de los diez hijos de Bernardo y Constantina ya habían abandonado el pueblo; otros dos lo harían después de la contienda; los cuatro restantes se quedarían en Huérmeces, ejerciendo la misma ocupación que sus ancestros. 

Por otra parte, en aquellos años se produjo el fenómeno de la popularización de la radio en el medio rural, lo que supuso que la cantidad y calidad de la información que llegaba al campesino aumentara considerablemente; dicha información, hasta entonces estaba casi completamente constreñida al contenido del único ejemplar de diario que llegara al pueblo, así como a lo que tuvieran a bien manifestar las sempiternas fuerzas vivas que en todo pueblo existían: principalmente, el cura y el médico, que eran los que podían permitirse (por poder adquisitivo y nivel cultural) abonar la suscripción a alguno de los diarios o gacetas de la época. (4)


A partir de entonces, la casa escucharía a sus nuevos inquilinos – sonoros únicamente- hablar de temas que le eran desconocidos hasta entonces: partes de guerra, boletines meteorológicos, estraperlos, guerras en Europa, consultorios sentimentales, petróleo en los páramos...



En aquellos años, Bernardo también era propietario del entonces denominado Palacio de Arriba, hoy Palacio de Huérmeces, ayer Palacio de la Belén, mucho antes Palacio de los Salamanca o Alonso Maluenda. Esta enorme construcción se encontraba en un estado de ruina inminente, aunque disponía de una espléndida huerta y de una buena finca aneja.

En una ventana interior de la casa, de las que servían para iluminar las antiguas cuadras orientadas al patio, aún sobrevive alguna piedra con decoraciones sencillas, a base de bolas y puntas de flecha; piedras que seguramente proceden de alguna de aquellas arruinadas estancias del palacio, y que fueron reutilizadas en la casa. 



En 1945, Jesús, octavo hijo de Bernardo y Constantina, contrajo matrimonio con Eliecer, y la pareja vivió en la vieja casa, junto con Bernardo, hasta el fallecimiento de éste, en 1963. Allí nacieron los tres hijos de la pareja. Era la tercera familia de labradores que habitaba la casa, y sería Aurelio (1952), el hijo tercero de Jesús y Eliecer, el último nacimiento que se produjo en la misma.

Fueron años duros, posteriores a la guerra y previos a la mecanización generalizada de las labores agrícolas. Tiempos de trabajar la tierra con bueyes, prácticamente igual que lo habían hecho sus padres o sus abuelos.

Narciso, quinto hijo de Bernardo y Constantina, adquiere la casa en 1964, tras el fallecimiento de su padre. Poco tiempo después, Narciso y su mujer, Leonila, se mudan a esta casa. Para entonces, casi todos sus hijos habían abandonado ya el pueblo. Y ninguno de los que aún no lo había hecho se quedaría de labrador en Huérmeces.


Hasta su jubilación, en 1975, Narciso y Leonila continuaron trabajaron la tierra con bueyes, ya que el inicio de la mecanización les llegó a una edad en la que invertir en maquinaria, sin relevo generacional alguno, carecía de sentido. De manera que la vieja cochera de la casa no llegó a cobijar tractor alguno, no llegando a respirar los fuertes efluvios oleosos que expelían aquellos viejos cacharros.



En 1973, a consecuencia de la llegada del agua corriente al pueblo, la mayor parte de los vecinos acometieron importantes reformas en las casas, sobre todo en lo relativo a baño y cocina. Esto originó la apertura de una nueva ventana en la planta baja de la fachada principal. El agua corriente llegó a Huérmeces cuando su censo ya se había visto radicalmente mermado, pero supuso la mayor mejora experimentada nunca en las condiciones de vida de la población rural.  

La desaparición de los animales de labor y de cría supuso para la casa un acontecimiento casi tan importante como la llegada del agua. La pareja de bueyes, el pequeño rebaño de ovejas, el puñado de cabras y el solitario cochino constituían un componente esencial del peculiar aroma que se respiraba en las casas labradoras. Con la llegada de la mecanización, los labradores se fueron desprendiendo poco a poco de toda la cabaña ganadera, mejorando considerablemente las condiciones de salubridad e higiene de las viviendas. A cambio, se perdió el aporte calorífico de las bestias y, lo más importante, se acabó con la principal fuente de estiércol con la que abonar las tierras. El abonado químico sustituyó al animal, con las consecuencias de todos conocidas.   

A principio de los años setenta, la llegada generalizada de la televisión a los hogares supuso una modificación radical en la manera de consumir el tiempo de ocio, principalmente el que trascurría al calor de la gloria, sobre todo en los meses de otoño e invierno: la televisión acabó por ganar la partida a los juegos de naipes, a la radio y al mero conversar. Aunque también es cierto que la casa amplió considerablemente la gama de voces y melodías que escuchaba asiduamente. 

Durante varios veranos entre finales de los sesenta y principios de los setenta, hasta cuatro familias llegaron a compartir la casa durante los meses veraniegos: los abuelos y las familias de tres de sus hijas. Unas 14 personas en total. Y en aquellos tiempos, el veraneo duraba un mes para los adultos y dos meses y pico para los niños. No deja de tener su mérito que todos sobreviviéramos a aquellos veranos en los que la casa del pueblo se transformaba en una especie de campamento colonial.

En aquellos años, alguno de los hijos también acudiría al pueblo a pasar las navidades con los abuelos. Navidades en las que nevaba, se cortaba un pino joven como árbol de navidad, y se pasaba el tiempo jugando a las cartas al calor de la glorieta.


Narciso falleció en 1982, en la vieja casa, cerrando de esta manera el capítulo primero y más extenso de su historia: los cien años durante los cuales aquella fue ocupada, ininterrumpidamente, por cuatro familias campesinas. 

En años venideros, la casa pasaría a ser, como tantas otras, una segunda residencia, ocupada -únicamente durante las vacaciones estivales- por buena parte de los muchos descendientes de Narciso y Leonila.

Poco después de fallecer los abuelos, los hijos acometieron una reforma de la distribución interior de la casa, de manera que cada familia dispusiera de sus correspondientes habitaciones, baño y cocina.

Tras muchos avatares, la casa acabó por pertenecer únicamente a dos de las hijas de Narciso y Leonila: Carmen y Elisa. Durante unos trece años (1995 – 2008) la casa sería utilizada como vivienda semestral, desde junio hasta navidad, huyendo del calor de Madrid y al calor de la cercanía de otros familiares que también pasaban parte de su jubilación en el pueblo. 

En 1999 se realizó la última y más importante de las reformas sufridas por la casa. Consistió en la rehabilitación total de la cubierta -que aún era la original del edificio- junto con la reforma de lo que antes eran cuadras y pajar, y en la ampliación, saneamiento y hormigonado del viejo patio y la antigua cochera.

A caballo entre tres siglos, catorce décadas contemplan ya a esta vieja construcción. Quién sabe cuantos años más resistirán sus paredes; si su chimenea será respetada por rayos y centellas; si su cubierta soportará incendios o copiosas nevadas; si su glorieta seguirá siendo prendida algunos días de otoño; si bajo su alero aún anidarán golondrinas y aviones, ... quien sabe.

Quién sabe qué personas la disfrutarán en los veranos del incierto futuro climático; quizás se convierta en la última morada de algún jubilado o quizás se reconvierta al también impredecible negocio del turismo rural del siglo XXI.

O tal vez, tal y como sucede con muchas casas en Huérmeces y en el resto de los pueblos del entorno, únicamente sea ocupada -hiperocupada- en la semana de las fiestas, permaneciendo el resto del año en la más absoluta soledad.





NOTAS:



(1) Alfonso XII (1874-1885); María Cristina de Habsburgo-Lorena (1885-1902); Alfonso XIII (1902-1931); Niceto Alcalá-Zamora (1931-1936); Manuel Azaña (1936-1939); Francisco Franco (1939-1975); Juan Carlos I (1975-2014); Felipe VI (2014-) 

(2) En especial, la Ley de Desamortización General de 1855, también conocida por el nombre de su impulsor, Pascual Madoz, y que estuvo vigente hasta 1924. Esta desamortización originó que se pusieran a la venta muchas propiedades municipales y bienes de la iglesia, lo que posibilitó acceder a la propiedad a algunos labradores que dispusieran de suficiente efectivo; los ayuntamientos, por su parte, tuvieron que vender gran parte de sus propiedades (terrenos comunales, terrenos de propios, molinos, etc.) y con ello perdieron una tradicional fuente de ingresos (las rentas procedentes de los arrendamientos de bienes de naturaleza rústica, sobre todo).

(3) Población de Huérmeces durante la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX: Censo de 1857: 413 habitantes (208 varones y 205 mujeres); Censo de 1877: 381 habitantes (187 hombres y 194 mujeres); Censo de 1887: 406 (208 y 198); Censo de 1897: 412 (206 y 206); Censo de 1910: 430 (218 y 212). 

(4) Dos ejemplos de "fuerzas vivas" locales; uno conservador y otro progresista: Florentín Díaz-Ubierna, cura párroco de Huérmeces entre 1852 y 1899, aparece como suscriptor del diario tradicionalista "El Siglo Futuro" (nº 4335, de 17 de agosto de 1889); Rogelio Pérez, médico de Huérmeces entre 1902 y 1913, era un miembro destacado del movimiento esperantista, así como un activo colaborador con la prensa escrita de la época, llegado incluso a publicar algún libro, como el titulado "El malestar de la clase médica" (Revista de Sanidad Militar nº 4, 15 de febrero de 1912). 



Huerta del Palacio de Arriba o de los Alonso Maluenda (c.1920); sentados: Narciso Varona Ubierna y Eulalia Recio Bañuelos, fundadores y primeros inquilinos de la casa; de pie, a la derecha: Bernardo Varona y Constantina García, los siguientes moradores; a la izquierda: Bernardo Ubierna e Isabel Varona (Fotografía cortesía de Aurelio Varona)




APUNTES FAMILIARES:

Victoriano Varona Alonso (Huérmeces, 1828 - 1902) y María Ubierna Alonso; seis hijos: Lucía, Narciso, José, Guillermo, María y Benito. 

Narciso Varona Ubierna (Huérmeces, 1848 - 1921) y Eulalia Recio Bañuelos (Moradillo del Castillo, 1853 - Huérmeces, 1931); tres hijos: Bernardo, Felisa e Isabel. 

Bernardo Varona Recio (Huérmeces, 1878 – Burgos, 1963) y Constantina García Villalvilla (Huérmeces, 1881 -1928); diez hijos: Fermín, María Dolores, Abdón, Angel, Narciso, Bernardo, Constantina, Jesús, José y Petra. 

Jesús Varona García (Huérmeces, 1918 – Burgos, 2009) y Eliecer Varona Ortega (Huérmeces, 1925 – Burgos, 2017); tres hijos: María Gloria, Elena y Aurelio. 

Narciso Varona García (Huérmeces, 1910 - 1982) y Leonila Alonso Villalvilla (Huérmeces, 1910 – Barcelona, 1983); seis hijos: Constantina, María Begoña, María del Carmen, Jesús, José y Elisa.



De los 10 hijos de Bernardo y Constantina, cuatro vivieron en Huérmeces la mayor parte de su vida; los seis restantes se establecieron en Barcelona, Bilbao, Burgos y Pamplona.



Ninguno de los 24 nietos de Bernardo y Constantina se quedó en Huérmeces. En la actualidad residen en: Alemania, Barcelona, Burgos, Canadá, Chad, Guipúzcoa, Madrid, Navarra y Vizcaya.



Por su parte, los 38 bisnietos de Bernardo y Constantina residen en la actualidad en: Alemania, Barcelona, Bruselas, Burgos, Canadá, Canarias, Cantabria, La Coruña, Guipúzcoa, Madrid, Navarra y Vizcaya.

























miércoles, 15 de noviembre de 2017

Fuentes, pilones y lavaderos

Nada mejor que un año seco para reivindicar la importancia de esos puntos focales que, aparte de lugares de encuentro, sirvieron durante décadas como principal lugar de suministro de agua para consumo humano.

Cuando animales y personas compartían el uso de manantiales, era habitual la propagación de enfermedades, por lo que se hizo necesaria la diferenciación de los espacios de abreve para humanos y bestias. Ya en el siglo XVIII comenzaron a construirse fuentes, abrevaderos y lavaderos en casi todos los pueblos. La práctica se generalizó a lo largo del siglo XIX.

Quintanilla Pedro Abarca (1920)











La Nuez de Arriba (1906)












Las Celadas
Rioseras

























 
Los Tremellos
Ubierna
























San Miguel (Los Valcárceres)
 
Villalvilla de Villadiego

























 
El Almiñé









Humada















 
Ros



  
Si el manantial más cercano no se encontraba dentro del pueblo ni siquiera en sus inmediaciones, se condujo el agua por medio de canales o tuberías enterradas hasta un lugar más o menos céntrico: usualmente la plaza principal del pueblo.

Hontomín (1924), una de las pocas que carece de tejadillo
Si el manantial se encontraba dentro o muy cerca del casco urbano, solía cubrirse con un tejadillo a base de losas de piedra, generalmente bien trabajada, y con algún elemento de adorno. A este tipo de fuentes casi siempre se les atribuye un posible origen romano.




La Piedra, cuyas aguas no son aconsejables para gargantas sensibles


 
Ruyales del Páramo; la fuente, también el nacimiento oficial del río homónimo















En muchas ocasiones, presentan añadidos o rehabilitaciones contemporáneas. Casi todas se han dotado de enrejados, tanto por motivos de sanitarios (impedir que los animales abreven) como de seguridad (posibles caídas).

Generalmente, las fuentes y abrevaderos se establecían dentro del caso urbano del pueblo; los lavaderos, sin embargo, al no precisar de agua potable, solían construirse en las afueras.

En nuestra comarca no es habitual encontrar agrupados en el mismo espacio los tres elementos (fuente-abrevadero-lavadero), dispuestos en batería. Pero aún así encontraremos algún ejemplo de conjunto hidraúlico, como sucede en Acedillo, cuya fuente está bastante apartada del pueblo, a un nivel muy inferior. Los tres elementos han sido rehabilitados recientemente.

Acedillo: fuente
Acedillo: abrevaderos





Acedillo: lavaderos





















Lo habitual es que la fuente disponga de un abrevadero anejo, en forma alargada, que recibe el nombre de pilón. En los últimos años, han desaparecido varios de estos pilones anexos, para desesperación de la chiquellería veraneante, ya que constituian un espacio lúdico-acuático de primer orden.

En poblaciones con barrios separados o situados a distinto nivel, el rebosadero del pilón del barrio de arriba está conectado con el pilón del barrio de abajo, en un intento de organizar lo mejor posible el aprovechamiento del siempre escaso recurso. Así sucedía, sin ir más lejos, en Huérmeces, hasta que la reforma de la plaza se llevó por delante el pilón allí situado.

La arquitectura de estas fuentes urbanas es generalmente austera, en piedra, otorgando mayor importancia a su funcionalidad que a la decoración. Si existe ornamentación, suele limitarse a remates en bolas, jarrones o pináculos, inspiradas en referencias clásicas.

No solían faltar las inscripciones, haciendo referencia a la fecha de construcción, la calidad de las aguas o sus prescripciones de uso.

Moradillo del Castillo, la fuente más bella
Aún así, es posible encontrar bellos ejemplos de este tipo de arquitectura hidraúlica. En Moradillo del Castillo, por ejemplo, existe una de las fuentes más bonitas de la provincia, situada en la amplia terraza que hace las funciones de plaza.



















La fuente de Masa tampoco le queda a la zaga. Situada en una plazoleta cercana a la iglesia, constituye un claro ejemplo de la importancia del entorno. Suelen casar muy bien con las fuentes: algún que otro árbol de sombra, bancos de piedra, detalles jardineros y ornamentales e, incluso, alguña tapia de piedra que sirva de abrigaño. El conjunto logrado en Masa es uno de los más bellos de La Comarca.

Masa

Masa: fuente con abrevadero, árboles, tapia de huertas e iglesia; fuera de imagen: detalles jardineros y ornamentales







Santibáñez






En ocasiones, cuando se han realizado contundentes reformas e intervenciones en la arquitectura original de alguna plaza, se ha tenido el detalle de trasladar a otro lugar aquellas fuentes situadas en el centro de las mismas, situándolas en el entorno inmediato, generalmente aprovechando muros existentes.  

Mansilla

En tiempos recientes, han proliferado otro tipo de fuentes, de carácter más ornamental que funcional, levantadas en piedra cortada a sierra y -casi siempre- de dudoso gusto. En muchas ocasiones, están conectadas al sistema de abastecimiento de agua del pueblo en cuestión, y su grifo suele estar fuera de servicio muy a menudo. A veces, incluso, un potente chorro de agua vertical surge de sus entrañas, a modo de homenage al -supongo- glorioso pasado ballenero del pueblo. En fin, esas cosas que se hacían en los setenta.

También han proliferado fuentes de fundición, adosadas a una pared o de punto focal, e igualmente conectadas a la red de abastecimiento.

Celadilla-Sotobrín, moderna

Celadilla-Sotobrín, clásica, en la plaza de la iglesia












En Celadilla-Sotobrín, conviven la fuente con pilón de toda la vida, en la plaza de la iglesia, y otra, moderna, situada al lado de la carretera.







Hontomín

La Nuez de Abajo














 
Montorio













Miñón
 
Las Rebolledas

 























 
Nidáguila


Ordejón de Abajo

























En otras ocasiones, se ha realizado una más o menos afortunada combinación entre elementos antiguos y modernos; se han aprovechado viejas piletas o se han labrado otras completamente nuevas.

Coculina

 
Melgosa















 
Ermita de Villaux













Villanueva de Río Ubierna

En algunos lugares la fuente, sencillamente, ha sido eliminada; únicamente un caño rastrero da fe de su antigua presencia.


 
Zumel
























Barrio-Lucio
A veces, la labor del artista hidraúlico resulta meritoria, como sucede con la fuente artesanal realizada por Francisco en Barrio-Lucio; fuente que aprovecha las recién nacidas aguas del río homónimo.

Icedo



















En algún pueblo ya abandonado, manos anónimas han rehabilitado y adecentado la fuente del lugar, en un loable intento de que por lo menos esta memoria -líquida- perdure. 







En Lodoso se aprovechó algún que otro elemento patrimonial para reubicarlo al lado de la fuente, como la piedra afiladora procedente de la antigua fragua.    
Lodoso

Lodoso





















Llanillo






En Llanillo de Valdelucio, recientemente (2013) se ha rehabilitado un espacio público que, situado al lado de la travesía de la carretera de Aguilar (N-627), rodeaba a la vieja fuente con pilón; se han añadido varios elementos: una fuente romana, trasplantada desde su original ubicación (por la que trascurrirá la futura autovía), una antigua losa sepulcral con inscripciones, colocada ahora en modo oblicuo, y una gran pintura mural con motivo campesino, aprovechando la pared de la vieja cantina, ya arruinada.

Llanillo: losa sepulcral, fuente romana y fuente con pilón





























Es indudable el valor patrimonial que poseen todas estas construcciones hidraúlicas (fuentes, abrevaderos y lavaderos), junto con edificios religiosos (iglesias, ermitas y capillas) y otros elementos comunales (fraguas, potros).




"Su aspecto rústico, junto con el estado de semiabandono en el que se encuentran algunas, refuerza el sentimiento romántico en el visitante. Desde una perspectiva del siglo XXI, fuentes, abrevaderos y lavaderos, no son sino hitos que señalan uno de los focos de atención del paisaje rural". (1)



(1) Arte popular. Arquitectura hidraúlica del norte de Burgos, de la ilustración a fines del siglo XIX. Aarón Blanco Prieto. Universidad de Valladolid (2015)










LA FUENTE DE HUÉRMECES:

El manantial se sitúa a unos 250 metros al noroeste de la fuente, en el paraje denominado El Colmenar.

La fuente, hoy con alargado pilón adosado, se levantó en una plazoleta situada en el barrio Arroyuelo, al lado de la cantina y tienda de comestibles que la familia Arnáiz-Valladolid mantuvo abierta durante décadas. 


Supuestamente levantada a principios del siglo XX, en su primera versión disponía de un pilón circular; por otra parte, su pileta ha sufrido ya varias rehabilitaciones y reconstrucciones, originadas por las periódicas arremetidas de botijas, calderos y jarros.

Todos sabemos que en cada familia ha existido por lo menos un miembro dotado de ese peculiar don -generalmente más activo en fase juvenil- consistente en la sorprendente habilidad para romper sistemáticamente cualquier tipo de envase de barro con el que se le encargase el acarreo de agua entre fuente y vivienda. Docenas de botijos perecieron en sus manos.




El hielo de aquellos inviernos típicos, pre-cambioclimático, también contribuía a ese continuado desgaste de pileta y caños, pero en mucha menor medida.



Tampoco conviene desdeñar el papel de la fuente como lugar de encuentro, conversación, información y chismorreo; tareas aquellas  que hoy forman parte de lo que llamamos socializar.